Se necesitan pastores

Se necesitan pastores -pastores fieles- que no halaguen al pueblo de Dios ni lo traten con aspereza, sino que lo alimenten con el pan de vida.

Hechos 1:10

(Pulsa sobre la imagen para aumentarla)

“Y estando ellos con los ojos puestos en el cielo, entre tanto que él se iba, he aquí se pusieron junto a ellos dos varones con vestiduras blancas” (RV-1960).

“E, estando eles com os olhos fitos no céu, enquanto Jesus subia, eis que dois varões vestidos de branco se puseram ao lado deles” (VARA, 2ª ed.).

“And while they looked stedfastly toward heaven as he went up, behold, two men stood by them in white apparel” (KJV).

“cumque intuerentur in caelum eunte illo ecce duo viri adstiterunt iuxta illos in vestibus albis” (Vulgata).


Los ojos puestos en el cielo
Mejor "estando ellos mirando fijamente al cielo mientras se iba" (BJ). Jesús ascendió gradualmente. No hubo una desaparición repentina como en Emaús: "Entonces les fueron abiertos los ojos, y le reconocieron; mas él se desapareció de su vista" (Lucas 24: 31).

Se pusieron junto a ellos
Mejor "se habían puesto junto a ellos"; ya estaban allí cuando los discípulos advirtieron su presencia.

Dos varones
Si bien se los llama "varones", pues aparecieron en forma humana, eran ángeles. Compárese con los dos ángeles vestidos de blanco que saludaron a María en la tumba, uno de los cuales es llamado "un joven", y con el "varón"-"ángel" que visitó Cornelio:

"Y vio a dos ángeles con vestiduras blancas, que estaban sentados el uno a la cabecera, y el otro a los pies, donde el cuerpo de Jesús había sido puesto. Y le dijeron: Mujer, ¿por qué lloras? Les dijo: Porque se han llevado a mi Señor, y no sé dónde le han puesto" (Juan 20: 12-13).

"Y cuando entraron en el sepulcro, vieron a un joven sentado al lado derecho, cubierto de una larga ropa blanca; y se espantaron" (Marcos 16: 5).

"Entonces Cornelio dijo: Hace cuatro días que a esta hora yo estaba en ayunas; y a la hora novena, mientras oraba en mi casa, vi que se puso delante de mí un varón con vestido resplandeciente" (Hechos 10: 30).

"Quien nos contó cómo había visto en su casa un ángel, que se puso en pie y le dijo: Envía hombres a Jope, y haz venir a Simón, el que tiene por sobrenombre Pedro" (Hechos 11: 13).