Se necesitan pastores

Se necesitan pastores -pastores fieles- que no halaguen al pueblo de Dios ni lo traten con aspereza, sino que lo alimenten con el pan de vida.

Hechos 1:9

(Pulsa sobre la imagen para aumentarla)




“Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos” (RV-1960).

“Ditas estas palavras, foi Jesus elevado às alturas, à vista deles, e uma nuvem o encobriu dos seus olhos” (VARA, 2ª ed.).

“And when he had spoken these things, while they beheld, he was taken up; and a cloud received him out of their sight” (KJV).

“et cum haec dixisset videntibus illis elevatus est et nubes suscepit eum ab oculis eorum” (Vulgata).


Viéndolo ellos
Ningún creyente había visto al Salvador resucitar de entre los muertos, pero se les permitió a los once discípulos y a la madre de Jesús que lo vieran ascender al cielo. De este modo se convirtieron en testigos fidedignos de la realidad de la ascensión.

Fue alzado
Griego: επαιρω [epairô].Aquí se relata la ascensión como un sencillo hecho histórico. En lo que resta del NT no se lo menciona a menudo, pero se acepta este hecho implícitamente como una verdad cardinal del cristianismo histórico.

Jesús la había predicho:
"¿Pues qué, si viereis al Hijo del Hombre subir adonde estaba primero?" (Juan 6: 62).

Pedro habló nuevamente de ella:
"A quien de cierto es necesario que el cielo reciba hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas, de que habló Dios por boca de sus santos profetas que han sido desde tiempo antiguo" (Hechos 3: 21).

Más tarde Pablo se refirió a la misma:
"E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad:
Dios fue manifestado en carne,
Justificado en el Espíritu,
Visto de los ángeles,
Predicado a los gentiles,
Creído en el mundo,
Recibido arriba en gloria" (1 Timoteo 3: 16).

La ascensión fue una culminación apropiada del ministerio terrenal de Cristo.

Nuestro Salvador había descendido del cielo para efectuar la salvación del hombre:

"Nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo; el Hijo del Hombre, que está en el cielo... para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna" (Juan 3: 13, 15).

Cuando concluyó su obra terrenal, decidió regresar a su hogar celestial: "En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros" Juan 14: 2).

Para mediar entre Dios y el hombre: "Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre" (1 Timoteo 2: 5).

"Por lo cual puede también salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos" (Hebreos 7: 25).

"Ahora bien, el punto principal de lo que venimos diciendo es que tenemos tal sumo sacerdote, el cual se sentó a la diestra del trono de la Majestad en los cielos, ministro del santuario, y de aquel verdadero tabernáculo que levantó el Señor, y no el hombre... Pero ahora tanto mejor ministerio es el suyo, cuanto es mediador de un mejor pacto, establecido sobre mejores promesas" (Hebreos 8: 1-2, 6).

"Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo" (1 Juan 2: 1).

Hasta su segunda venida: "Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis" (Juan 14: 3).

Una nube
Cristo regresará del mismo modo: "sobre las nubes", "con las nubes":

"Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria... Jesús le dijo: Tú lo has dicho; y además os digo, que desde ahora veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra del poder de Dios, y viniendo en las nubes del cielo... He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él. Sí, amén" (Mateo 24: 30; 26: 64; Apocalipsis 1: 7).

Innumerables multitudes de ángeles acompañarán a su Señor cuando venga en gloria: "Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria" (Mateo 25: 31).

Jesús volverá en la misma forma en que se fue: "Los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo" (Hechos 1: 11).

Le recibió... que le ocultó de sus ojos
Literalmente "lo recibió de los ojos de ellos".